martes, 21 de agosto de 2012

Tiempo de Vida

BY Ricardo Ayala No comments



Cada vez mas. Cada vez menos.
Aliento con aliento, cuerpo a cuerpo.
Ya vendrán las complicaciones y las mentiras; el llanto y la decepción.
No pensemos en eso ahora.
Ahora solo nos tenemos a nosotros, el tiempo de vida justo para ser infinitos.
Quizás no sea lo correcto pero no importa, en estos tiempos el pecado es la norma, condenados ya estamos.
Quedate aquí, en silencio y sin culpa. Te juro que no habrá reproches, que no habrá continuación. Quedate solo hoy porque no existe mañana.
Tu mañana serás de otro y yo el peor de todos tus recuerdos; el que mas te adoro y quien dejo en un beso tuyo, el corazón.