Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2011

Los caminos de la paz

Las tragedias nos marcan y las grandes tragedias nos obligan a realizar grandes cambios. Esta es nuestra realidad en México. Vivimos una tragedia pero aún no es lo suficientemente grande para obligarnos a un cambio radical, a abandonar nuestras malas practicas y costumbres, nuestros ancestrales vicios. Nos hemos acostumbrado tanto a vivir con lo mínimo indispensable, a tolerar la corrupción, a convivir con la ilegalidad, a mirar de reojo la violencia, a callar la injusticia, a sobornar autoridades, a no obedecer la ley, a discriminar a quien sea, ya se nos hace familiar ver crímenes en todos lados y a todas horas. Tenemos leyes obsoletas, absurdas y lentas; jueces, abogados, ministerios públicos y policias incapaces, incompetentes y corruptos. Funcionarios de todos niveles que no les importa nada mas que aprovecharse del puesto que tienen lo mas que puedan.
Los movimientos y grupos que se han formado en contra de la guerra contra el narco, en contra del secuestro y por un México en pa…

El asesino de las rosas parte 1

Ella estaba trabajando como era lo normal. A las 11 de la mañana salió a su hora del almuerzo en la oficina y cuando regreso se encontro con dos hermosas rosas blancas perfectamente bien acomodadas entre sus cosas del escritorio. No había tarjeta y nadie en los cubículos aledaños noto la presencia de nadie que las llevara. Por un instante sintió curiosidad pero de inmediato se le paso y contemplo las rosas y no pudo evitar sentir un poco de emoción y excitación por tan bonito presente. Espero por algunos minutos la llegada de un mensaje de texto o una llamada del "romántico desconocido" que se había tomado la molestia pero pasaron los minutos y después las horas hasta que dieron las seis de la tarde y nadie mando mensaje o la llamo. Tomó sus rosas y cuidadosamente las protegió con su mano de una inexistente brisa. Sus compañeros se despedían y ella fue al baño para retocarse el maquillaje y pintarse los labios; tenía la leve esperanza de que al salir a la calle el "romá…