Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2015

El concordia. Parte 1

Yo solía ser no creyente, Ateo pues. Mi vida siempre ha sido como la marea y nunca conocí algo que me estremeciera la piel. Hasta ese día.

La concordia era un lugar que cerraba en las mañanas. Los clientes frecuentes como yo ya eramos parte de una familia muy singular. El sitio no era muy grande que digamos. Tenía una barra muy elegante en madera barnizada y con grabados tallados a mano. El cantinero se llamaba "Jesús" y era de Veracruz. Yo le decía "el jarocho"; bueno, yo y casi todo el mundo. El a mi me decía "catrincito" aunque nunca le pregunte en realidad el porque de ese apodo. Como cualquier cliente de estos lugares, llegué ahí por una necesidad muy específica: olvidar la soledad. La gente piensa que las "casas de citas" son lugares morbosos y pecaminosos y tienen razón pero la verdad es que los verdaderos clientes vamos ahí por muchas cosas pero todos tenemos una en común y es la de no sentirnos solos. Puedes estar casado, con una parej…

Cupido y yo

La relación con mi cupido a lo largo de toda mi vida ha sido, digamos, "extraña". Y digo "mi cupido" porque pienso que todos tenemos uno distinto de los demás; algo asi como cada quien tiene su ángel de la guarda. Al principio pensaba que el cupido que me había tocado era medio pendejo pero con el pasar de los años he conocido gente a la que en verdad les tocaron cupidos extremadamente pendejos, así que creo que no puedo quejarme mucho de la pendejez de mi cupido. Creo que debe ser un requisito escencial ser pendejo para ser cupido, así como lo son ser ciego y ser gordo.
  Algo que debo de decir en favor de mi cupido es que siempre ha tenido buen gusto, cruel, pero buen gusto al fin y al cabo. Eso de que te enamores de mujeres que son como mínimo "casi imposibles" a "super imposibles" no esta nada padre. Y claro que algo que podría ayudar un poco sería el hecho de que yo fuera algo asi como un super galán pero la triste realidad es que no lo s…

El día de vuelta

Y por fin llego el día. El azul del cielo, las blancas nubes y la suave brisa predecían lo perfecto de nuestro encuentro. Después de tanto esperar.
  Te compré un ramo de las rosas mas rojas y olorosas de la florería. Me puse zapatos por primera vez desde el día de mi graduación de la ingeniería y los limpie y lustre hasta que brillarán mas que una estrella; no me siento muy cómodo pero a tí te gusta verme así. Era el día de vuelta, el día que volvería a verte.
  Pero nunca llegaste. Mire el calendario. Culpe al reloj. Maldecí al destino. De todas forma jamás te volví a ver. Algunas lágrimas brotaron de mis ojos y entendí que estaba bien. El frió no me era ajeno. Todo estaba en su lugar.
  Hay historias que tienen que contarse en el silencio, caminos que deben andarse en solitario, vidas que vivirse sin compañía. Esa es mi historia, mi camino, mi vida. A veces los anhelos tienen que volverse sueños imposibles y dejar de soñar es la mejor medicina. El amor no es para todos. La felici…

El último Julio

El último Julio fue maravilloso. En medio de la lluvia y el calor del verano la vida se podía respirar. El mundo parecía mas bello y verla sonreir me elevaba el alma. Su mirada felina de ojos pequeños y amielados me quitaban el aliento cuando los veía acercándose hacia mi. Sabia que eso era el preámbulo a un sinfín de besos y caricias que se extenderían mas allá de nuestros cuerpos físicos. Oleadas de orgasmos y la tranquilidad que esto conlleva al finalizar una lucha por la conquista del amor; un amor que no era puro ni sincero pero al fin y al cabo ¿quién en este mundo lo es? ¿Quién puede esgrimir el amor perfecto? Nadie. Uno tiene que aprender a vivir con lo que hay y para ella y para mi, eso era lo que había. Y así estábamos bien.

Nos hacíamos el amor a toda hora. A ella le gustaba ser exhibicionista. Le exitaba que alguien mas nos viera. La adrenalina que le esto le provocaba le hacia que fuera mas lujuriosa y su cara de niña inocente simplemente me volvía loco. Me mordía los la…

Born Again

En la mitología de los super héroes tenemos a los de la clase triple A, lo mas populares y los que ahora rompen records de taquilla en las salas de cine de todo el mundo. Pero también están los "héroes" que no son "super", ni son taquilleros, ni tienen grandes presupuestos y super estrellas que les den vida pero que también tienen una historia que contarnos y en ciertas ocasiones estas historias son algo entrañable y que nos dejan buenas lecciones de vida.
La historia de Matt Murdock es una de esas. La tragedia llega desde muy temprano a su vida cuando su madre decide abandonarlo a él y a su padre, un boxeador de segundo pelo, que tiene que arreglárselas para darle educación y buen ejemplo a su hijo en un barrio donde la corrupción y el crimen son el pan de todos los días. A los nueve años Matt sufre un accidente que lo deja ciego y la vida de él y su padre se complica aún mas. Al poco tiempo su padre es asesinado y el niño ciego y huérfano se enfrenta a un mundo …

Volar ligero

Los recuerdos pesan. El pasado pesa. En especial los malos recuerdos y el mal pasado. Todos tenemos cosas que no superamos, que no olvidamos, que no queremos soltar. Y luego vienen y te dicen que "todo estará bien", "lo mejor esta por venir", "Echale ganitas", "eres buena gente", "Nada es imposible", "Mereces ser feliz", "ya pasará", "No era para ti"  y un montón de cosas mas que en verdad ni nos hacen sentir mejor y que casi nunca llegan a ser ciertas. Por ejemplo el "Echale ganas"...O sea, ¿Quién tiene ganas de "echarle ganas" cuando te desilusionan, te decepcionan, te lastiman o te mandan a la fregada? Nadie.
De igual forma nadie olvida. Que nos hagamos tarugos con las cosas que nos hicieron es otra cosa y el perdón pocas veces es con la intención de ser honesto. Quizás lo que nos pase o deje de pasar es consecuencia de nuestras elecciones de vida, de como tomamos decisiones y de c…

La chispa adecuada

Miro al cielo y los veo a todos. A todos sus fantasmas. Vagando por el mundo sin saber que fue lo que pasó. Y lo que les paso fui yo.

Al principio era algo divertido. Yo era aún un niño y no comprendía el alcance de las cosas. La primera vez que sucedió fue extraña pero la recuerdo tan clara como si hubiera sido ayer. Era la fiesta de cumpleaños de mi amigo Carlos, compañero de la primaria. Todos sus amigos y familiares estábamos celebrando y los niños jugábamos y corríamos por todos lados. Su hermana, Alma, que era un año mas grande que nosotros, nos encerró en un cuarto obscuro a Carlos y a mi. No sabíamos que dentro del closet estaba otro niño con una mascara de lobo listo para asustarnos. Mientras yo intentaba abrir la puerta Carlos le gritaba a su su hermana que nos dejara salir y de pronto que el niño con la mascara sale de su escondite por detrás de nosotros. El miedo y la sorpresa nos hicieron gritar y yo caí al suelo, comencé a temblar y los latidos de mi corazón asemejaban …

Solos

Sin lugar a dudas, una de las preguntas que siempre han sido importantes en la historia de la humanidad es la de si estamos solos en el universo; esto es, si existen otros seres, otras razas u otras inteligencias en cualquier otra parte. En la antigüedad, los primeros grupos de humanos pensaban que las estrellas eran "fogatas" de otros humanos que vivían muy lejos y solo el brillo de estas era visible. Hemos avanzado mucho en los últimos cinco mil años y si somos justos, los últimos cien años han sido de un crecimiento exponencial tanto en la cantidad de humanos que habitamos el planeta así como en el progreso que hemos hecho. Hace cien años no existían aviones y hoy recién una nave espacial hecha por los humanos acaba de abandonar los limites del sistema solar, tenemos varios robots sobre la superficie de Marte y hemos aterrizado una sonda en un cometa en pleno vuelo. Decirlo es sumamente fácil pero realizar estas cosas suponen un alto grado de conocimiento, de técnica y d…

A ti

Te quiero así, egoístamente, solo para mi,
mas que todo y mas que a nadie, te quiero así.
Para darte todo, para besarte toda, para hundirme en ti.
Sin frenos ni límites, sin espacios y sin excusas, sin miedos ni fantasmas.

Te quiero así, desesperadamente, solo para mi,
para siempre y desde siempre, contundentemente.
Te quiero mía, te quiero cerca y te quiero lejos
te quiero como se quiere en las poesías, en los cuentos, en la vida.

Te quiero así, imposiblemente, amor de fantasía, amor de mentira,
que duele si te tengo y mata por perderte, que muere por verte.
Te quiero así y que mas da si te importa, tu desprecio me hace fuerte,
tu insolencia es mi castigo, de lo que tanto había huido.

Te quiero así, profundamente, sin pedirte nada, sin saber de ti,
como se quiere a la madre, a la patria, al futuro
como se odia al pasado, a la libertad, a tu indiferencia.
como se ama a quien solo sabe darte tristeza.

Te quiero así, infinitamente, nunca para mi,
y te extraño como la flor a la primaver…

La noche de Reyes

No había otra noche igual de emocionante y esperada. Mis papás nos mandaban a dormir desde las ocho de la noche y ese día ni se nos ocurría portarnos mal o hacer alguna travesura o resongarle a mamá. Obvio que ella se aprovechaba un poco y nos hacía comernos las verduras o lavar los trastes y tomar un vaso enorme de chocolate con leche, que yo odiaba por sobre todas las cosas, pero ese día me aguantaba ese odio y hasta parecía que me gustaba. Los zapatos limpios desde un día antes y la carta ya repasada unas cien veces para que no hubiera sorpresas de último minuto. Mi hermana y yo solíamos comprar galletas de animalitos en la tienda de "doña Jovita" para dejarles a los reyes y alguna vez llegamos a comprar algo de alfalfa para los caballos y cacahuates para el elefante aunque parecía que no les gustaban mucho porque siempre los encontrábamos intactos a la mañana siguiente. Claro que eso no nos importaba mucho en realidad, ya que lo que nosotros esperábamos eran nuestros ju…