Ir al contenido principal

El día de vuelta


 Y por fin llego el día. El azul del cielo, las blancas nubes y la suave brisa predecían lo perfecto de nuestro encuentro. Después de tanto esperar.
  Te compré un ramo de las rosas mas rojas y olorosas de la florería. Me puse zapatos por primera vez desde el día de mi graduación de la ingeniería y los limpie y lustre hasta que brillarán mas que una estrella; no me siento muy cómodo pero a tí te gusta verme así. Era el día de vuelta, el día que volvería a verte.
  Pero nunca llegaste. Mire el calendario. Culpe al reloj. Maldecí al destino. De todas forma jamás te volví a ver. Algunas lágrimas brotaron de mis ojos y entendí que estaba bien. El frió no me era ajeno. Todo estaba en su lugar.
  Hay historias que tienen que contarse en el silencio, caminos que deben andarse en solitario, vidas que vivirse sin compañía. Esa es mi historia, mi camino, mi vida. A veces los anhelos tienen que volverse sueños imposibles y dejar de soñar es la mejor medicina. El amor no es para todos. La felicidad de un beso se nos niega a los extraños y a los locos. El calor de un hogar no es una posibilidad en vidas tan descompuestas, tan libres.
  Me fui de ahí. Las flores las regale a una hermosa abuelita que esperaba a sus nietos y al llegar al carro me cambie los zapatos por mis tenis viejos y sucios. Me seque las lágrimas y me despeine un poco. Alze la vista hacia la carretera y tome rumbo hacia el sol. Al final solo eras un espejismo que con el tiempo, como las flores, se iba a marchitar. Un día llegaría en el que al despertar ya no te vería tan guapa. Habría una noche en la que mis manos ya no desearían tu cuerpo.
  Y solo quedaría el egoísta de mi. Y me odiarías.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Mujeres asesinas

Caso Mijangos.
Fecha: 24 de Abril de 1989.
Lugar: Hacienda Vegil #408, col. Jardines de la hacienda, Qro.
Hechos: Claudia María, Ana Belén y Alfredo Gtierrez Mijangos, de 11, 9 y 6 años de edad respectivamente, fueron inmolados entre las 5 y las 6 de la mañana por su propia madre, Claudia Mijangos Arzac, mujer de familia acomodada y de 33 años de edad. Utilizando 3 cuchillos de cocina, la madre asesino a sus niños causándoles a las niñas perforaciones de pulmón y corazón y al niño amputación de la mano izquierda y cercenamiento de la mano derecha. Según la investigación forense los niños murieron por desangramiento a causa de las heridas. Se dice que ella misma llamo a su amiga Verónica Vázquez y le comento lo que había hecho "porque no quería que sus niños vivieran la maldad del mundo". Claudia Mijangos intento suicidarse pero no lo logro y se especulaba mucho que había quedado libre por la influencia de su familia pero esta encerrada en el penal de Tepepan en la ciudad de …

El invento del siglo 21

El siglo XX en muchos aspectos se podría bien llamar "el siglo de los inventos". Aunque varios de los mas importantes como la radio, el teléfono y el cinematógrafo se desarrollaron al finales del siglo XIX, el siglo XX nos dejo la mayor cantidad de patentes en toda la historia de la humanidad,contrastando con la edad del Oscurantismo que abarca desde el siglo V hasta bien entrado el siglo XV, tiempos en que la Iglesia Cristiana tenía un poder absoluto y prácticamente detuvo toda forma de progreso técnico o científico.
Es importante hacer mención que un "invento" es algo que no existía antes y no una "mejora o desarrollo de algo que ya existía" como por ejemplo el teléfono celular no debe ser considerado como "invento" ya que es un desarrollo del "teléfono" o las "Laptops" tampoco pueden ser consideras como "inventos" ya que son mejoras de tecnología que ya existía o existe desde hace tiempo. En cambio podemos decir…

El otro grito

2010. Bicentenario de nuestra independencia. Centenario de nuestra revolución. ¿bueno? ¿malo? No lo sé. Depende de cada uno. Pienso que hemos crecido como crece un bebé. Naturalmente lo tienes que hacer pero que crezcas bien es otra cosa; somos como un adolescente desnutrido, enfermo, falto de capacidades y en ciertos momentos, con tendencia al suicidio. Pero aún hay remedio; es muy difícil pero no tiene que ser imposible.
Este es el grito de Perla. Quizás ya lo viste o tal vez no. Este es el otro grito. El de diario. El de todos.